NUTRIOLOGIA VIDEOS

Loading...

sábado, febrero 11, 2006

Casi 14% de niños obesos del DF tambien estan desnutridos

( Raquel Vargas Muñoz )
( 2006-02-11 )
Descargando Foto...
En los últimos años la obesidad y el sobrepeso se ha incrementado entre los niños pobres en México, debido a los malos hábitos alimenticios, factores de riesgo como el sedentarismo, además de la herencia cultural y biológica, aseguró la académica de la UNAM, María del Carmen Iñárritu.

La desnutrición de alto riesgo junto con la baja talla también son problemas que padecen los menores desde sus primeros años de vida.

La también nutrióloga señaló que tan sólo en el Distrito Federal la prevalencencia de estos problemas menores de cinco años es del 15 por ciento, mientras que en los infantes en edad escolar aumenta hasta en un 34.2 por ciento.

En los niveles sociales con menores recursos económicos, los problemas alimenticios han adquirido gran importancia. De acuerdo con los resultados de la Encuesta Urbana de Alimentación 2002 –aplicada entre familias capitalinas en condiciones desfavorables–, 13.7 por ciento de los niños obesos de 1 a 12 años presenta algún grado de anemia, ante factores como los malos hábitos alimentarios.

Estos datos, refirió, arrojan que los preescolares capitalinos (0 a 5 años) con problemas de pobreza tienen una desnutrición de alto riesgo que llega a 3.6 por ciento, y un déficit de talla de 13 puntos porcentuales, mientras que en los escolares (de 6 a 12 años) el primer factor es de uno por ciento y el segundo de 7.4.

En el caso de los adolescentes hombres, el sobrepeso alcanza 17.3 por ciento y en mujeres de ese rango de edad, 36.2. Mientras que en varones adultos llega a 52.1 por ciento y en mujeres 66.2, agregó.

Así, los infantes tienen desde temprana edad factores de riesgo para desarrollar enfermedades crónico-degenerativas como diabetes, hipertensión y cardiovasculares, ya como adultos jóvenes, dijo.

Explicó que la obesidad infantil se debe a los malos hábitos alimenticios y a situaciones como el sedentarismo, así como la herencia cultural y biológica. En ellos prevalece el consumo de productos chatarra. "Es alta la ingesta de refrescos, papitas, pastelitos, dulces, que los engordan, pero no los nutren. Entonces, muchos niños presentarían anemia".

Aclaró que un infante con estas características puede padecer hipertensión y comenzar a depositarse en las arterias las grasas y el colesterol que desencadenarían alguna enfermedad cardiovascular. De acuerdo con datos de la última Encuesta Nacional de Nutrición, 5.4 por ciento de los niños menores de cinco años de todo el país tienen sobrepeso u obesidad.

Paralelamente, puntualizó, la anemia es un problema de salud pública en México, pues de acuerdo con el mismo documento, 30 por ciento de los niños menores de cinco años la padece y de uno a dos años, el 50 por ciento. De esta forma, no sólo se registra en niños desnutridos de bajo peso, sino en menores con sobrepeso y obesidad.

Incluso, apuntó, en el primer año de vida se puede decir que hay obesidad, "porque la introducción de alimentos se realiza en forma temprana, se diluye mal la leche, se le pone cereal, y desde entonces los niños empiezan a subir mucho de peso".

En la Encuesta Urbana de Alimentación, expresó, también se observa que ha disminuido la actividad física en todos los rangos de edad. El 80 por ciento de la población adulta no hace ni 20 minutos de ejercicio ningún día de la semana.
En los niños, mientras tanto, han aumentado las horas frente a la televisión y videojuegos, mientras disminuye su consumo de frutas y verduras, y sube el de comidas rápidas como pizzas, hamburguesas y tortas, expuso.

Por otro lado, cuando ambos progenitores son obsesos, la probabilidad de que el niño lo sea es de 80 por ciento. Esto es hereditario, pero también está involucrada la dieta y la actividad física. "Si los padres tienen una mala alimentación, no hacen ejercicio, tanto genética como culturalmente lo van a transmitir a sus hijos", recalcó.

Indicó que la obesidad es una enfermedad que afecta a los niños en los huesos, corazón y psicológicamente. Recomendó que para tener una alimentación correcta, se debe incluir al menos un comestible de cada grupo (verduras y frutas; cereales; leguminosas y de origen animal) en cada una de las tres comidas del día.

Productos milagro causan graves daños al corazón

Las pastillas "mágicas" o "milagrosas" para bajar de peso sin sacrificios causan graves daños al corazón y a la glándula tiroides, pues aceleran el metabolismo para quemar la grasa corporal, además de que se vuelven a subir los kilos perdidos en cuanto se deja de tomarlas.

La coordinadora de Programas de Nutrición y Dietética de la Coordinación del IMSS, Martha Leticia Martínez Viveros, señaló que los remedios o las clínicas que prometen que las personas bajarán hasta diez kilos en una semana o diez días no son la mejor forma para controlar o reducir el peso, pues únicamente descompensan su organismo y comprometen la salud.

Lo mejor es, dijo, disminuir la cantidad de alimentos ricos en grasas de origen animal y en azúcar e incrementar el consumo de frutas, verduras y legumbres, así como tomar diariamente entre seis y ocho vasos de agua simple. Convertir esto en un hábito ayudará a evitar sobrepeso y obesidad y con ello disminuir el riesgo de sufrir enfermedades como diabetes mellitus, hipertensión arterial y elevación de colesterol y triglicéridos, entre otras.

Señaló que es muy importante hacer tres comidas al día, dejando un espacio entre una y otra de cinco a seis horas, no más, ya que los ayunos prolongados son otra de las causas que favorecen el sobrepeso y la obesidad.

Además de esta alimentación balanceada, es necesario hacer ejercicio físico, por lo menos cuatro veces a la semana. Mínimo 30 minutos al día de caminata.
En promedio, añadió, la pérdida de peso corporal debe ser de medio a un kilo por semana, de tal forma que en un mes pueda reducirse hasta cuatro kilogramos hasta alcanzar el peso adecuado, según talla, edad, actividad física y sexo. (Redacción)

1 comentario:

elevangeliodelasalud dijo...

Mis felicitaciones a Miguel Leopoldo por este sitio y a todo aquel que lo hace posible. Sitios como este son los que se necesitan en la Red.
Yo tuve el privilegio de ser alumno de Hector Solorzano y desde entonces lo he escogido como unos de mis maestros predilectos por su gran calibre en el area de la medicina oromolecular científica. Y me da gusto encontrar un buen arsenal de él y de otros buenos autores. Ya estoy compartiendo este sitio con mis compañeros. Otra vez gracias.
Atte. Moisés Parada, Naturopata, promotor de medicinas alternativas y director del departamento de salud (segundo periodo) de la Unión Mexicana (SDARM).

MOTOR DE BUSQUEDA DE NUTRIOLOGIA ORTOMOLECULAR

VISITANTE #