NUTRIOLOGIA VIDEOS

Loading...

martes, septiembre 26, 2006

Relacion entre el consumo de bebidas azucaradas y el aumento de peso

Actualidad científica > Día a Día
Una revisión sistemática
Relación entre el consumo de bebidas azucaradas y el aumento de peso
Esta revisión examina en forma crítica la evidencia actual sobre la asociación entre el consumo de bebidas azucaradas, el aumento de peso y la obesidad.

Dres. Vasanti S Malik, Matthias B Schulze, and Frank B Hu
Revisión
(Comentario y resumen objetivo: Dra. Marta Papponetti) -
En las 2 décadas pasadas, en Estados Unidos y en la mayor parte del mundo, la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en todo el mundo hay mil millones de adultos con sobrepeso y un índice de masa corporal (IMC: kg/m2) mayor de 25. De éstos, unos 300 millones son considerados obesos (IMC > 30). Solo en Estados Unidos se calcula que existen casi 130 millones de personas, o 64% de la población entre 20 y 74 años. El 30% de los 130 millones se considera obeso. El sobrepeso y la obesidad se asocian con numerosas comorbilidades de gran importancia para la salud pública, como la hipertensión, la enfermedad cardiovascular, la diabetes, la depresión y los cánceres de mama, endometrio, colon y próstata. La disminución de la productividad y la calidad de vida que resultan del sobrepeso y la obesidad están relacionados con mayores costos médicos, psicológicos y sociales.

Aunque la obesidad deriva de un desequilibrio de la homeostasis energética, no se conocen cuáles son los verdaderos mecanismos que intervienen en este proceso y cuáles son las estrategias eficaces para su prevención y tratamiento. En general, la obesidad refleja interacciones genéticas, metabólicas, culturales, ambientales, socioeconómicas y conductuales complejas. Una encuesta estadounidense reveló que en los 20 años últimos aumentó el consumo de hidratos de carbono, sobre todo provenientes del agregado de azúcares. Entre 1977 y 1996, la proporción de energía derivada del consumo calórico de edulcorantes calóricos aumentó del 13,1 al 16% (un aumento del 22%), y entre 1994 y 1996, más del 30% de los hidratos de carbono consumidos en Estados Unidos por personas mayores de 2 años se obtuvo de los edulcorantes calóricos. Como resultado, dicen los autores, la Dietary Guidelines for Americans (Guía dietética para americanos) de 2000 y 2005 aconsejaba al público elegir bebidas y alimentos con agregados azucarados mientras que la OMS ha comunicado que los azúcares agregados no ofrecen más del 10% de la energía de la dieta.

En la actualidad, se calcula que la ingesta media de azúcar agregado por americano corresponde al 15,8% de la energía total y que la fuente más importante de esos azúcares agregados es la bebida sin alcohol no dietética, correspondiente al 47% del total de azúcares agregados en la dieta. Estos datos están avalados por reconocidas instituciones internacionales. El término bebida “soft” (“blandas” o sin alcohol) comprende las sodas junto con otras bebidas azucaradas como los jugos de frutas, limonada y té frío. El término “soda” comprende las bebidas carbonatadas endulzadas con azúcar como las bebidas cola. Se ha demostrado que el consumo de estas bebidas aumentó el 135% entre 1977 y 2001. Se ha calculado que durante ese período, el consumo diario de calorías del azúcar aumentó 83 kcal/persona, con 54 kcal/día provenientes de la soda.

En Estados Unidos, informan los autores, se calcula que una soda provee 150 kcal o 40-50 g de azúcar en forma de jarabe con alto contenido de fructosa, equivalente a 10 cucharadas de té de azúcar de mesa. Si se agregan esas calorías a la dieta típica estadounidense sin reducir otras fuentes de azúcar, la soda puede provocar un aumento de peso de 6,75 kg en 1 año.
Paralelo al consumo de soda está el consumo de bebidas de frutas y frutadas (hechas con el agregado de agua a polvo o cristales), las cuales tienen un endulzamiento similar y suelen ser consumidas en grandes cantidades por adolescentes y adultos jóvenes. En los últimos 20 años, el consumo de soda y bebidas frutadas integra, en Estados Unidos, el 81% del aumento de la ingesta calórica proveniente del azúcar.
Por otra parte, el mayor consumo de jarabe de fructosa utilizado para endulzar las bebidas en Estados Unidos, es el responsable del crecimiento dela obesidad epidémica. Se ha sugerido que la ingesta de bebidas azucaradas puede promover el aumento de peso y la obesidad por aumento del consumo energético general. Varios estudios evaluaron la relación entre la ingesta de bebidas azucaradas y la obesidad y el aumento de peso, pero los resultados son discrepantes y hacen difícil aseverar la existencia de una relación directa.
Objetivo
Esta revisión examina en forma crítica la evidencia actual entre la asociación entre el consumo de bebidas azucaradas y el aumento de peso y la obesidad.
Material y métodos
Los investigadores buscaron publicaciones en idioma inglés en MEDLINE, desde 1996 hasta mayor de 2005, que fuesen de sección cruzada, cohorte, prospectivas y experimentales, que trataran sobre la relación entre las bebidas azucaradas y el riesgo de aumento de peso (sobrepeso, obesidad, o ambos).
Se seleccionaron 33 publicaciones (16 de sección cruzada, 10 prospectivas y 5 experimentales), teniendo en cuenta la importancia y la calidad del diseño y los métodos.
Resultados
Los hallazgos de los estudios de sección cruzada, junto con los estudios de cohorte prospectivos con períodos de seguimiento prolongados, muestran una asociación positiva entre el mayor consumo de bebidas azucaradas y el aumento de peso y la obesidad, tanto en niños como en adultos. Los trabajos a corto plazo sobre alimentación en adultos también demuestran una inducción del balance energético positivo y aumento de peso por el consumo de sodas azucaradas, aunque este tipo de estudios no es numeroso. Doce meses después de una intervención realizada en escolares comprobó un consumo de bebidas sin alcohol y de obesidad y sobrepeso menos significativos que en el grupo control; un estudio controlado aleatorizado de 25 semanas realizado recientemente en adolescentes comprobó también una relación entre el consumo de bebidas azucaradas y el peso corporal. La importancia de la evidencia epidemiológica y experimental indica que el mayor consumo de bebidas edulcoradas con azúcar se asocia con aumento de peso y obesidad. Aunque se requiere más investigación, la evidencia existente es suficiente como para aplicar estrategias de salud pública que desalienten el consumo de bebidas azucaradas como parte de un estilo de vida saludable.
Discusión
La mayoría de los estudios de sección cruzada, en especial los más grandes, comprobaron una asociación positiva entre el consumo de bebidas azucaradas y el peso corporal. Tres estudios prospectivos que incluyeron mediciones repetidas tanto de las bebidas sin alcohol como el peso comprobaron que un aumento en el consumo de bebidas sin alcohol azucaradas se asoció significativamente con mayor ganancia de peso y mayor riesgo de obesidad, tanto en niños como en adultos. Un estudio de intervención realizada durante 1 años comprobó que la reducción del consumo de bebidas azucaradas en escolares se acompañó de una reducción significativa de la prevalencia de sobrepeso y obesidad, y otro estudio realizado durante 25 semanas en adolescentes comprobó que una reducción en el consumo de bebidas edulcoradas con azúcar tuvo una estrecha relación con el IMC. “A pesar de haber comprobado una relación positiva entre el consumo de bebidas sin alcohol azucaradas y el peso corporal,” dicen los autores, “otros investigadores han sugerido que dicha relación no existe.” Muchos estudios basados en la Continuing Survey of Food Intake for Individuals (CSFII) 1994–1996 y 1998 y el NHANES III (1988 –1994) no hallaron asociaciones significativas entre el consumo de soda o jugos de fruta y el IMC en niños y adolescentes estadounidenses. Sin embargo, los datos de ambas encuestas indican una asociación levemente positiva entre el consumo de soda y el IMC y una asociación levemente inversa entre el consumo de jugos de fruta y el IMC. De todos modos, la interpretación de estos hallazgos, dicen los autores, debido a que los estudios fueron de sección cruzada y relativamente pequeños y realizados en niños y adolescentes, considerados grupos en los que es difícil evaluar la dieta y el peso. Un análisis de riesgo reciente basado en los datos de CSFII, NHANES III, y el National Family Opinion
(NFO) World Group Share of Intake Panel (SIP) evaluó la relación entre el consumo de bebidas sin alcohol de las máquinas expendedoras de la escuela y el sobrepeso de los adolescentes. Se demostró que el retiro de dichas máquinas de la escuela conteniendo bebidas sin alcohol carbonatadas no afectó el IMC. Esta circunstancia es atribuida por los autores de esos trabajos a que el consumo de soda de las máquinas expendedoras de los colegios es una fracción pequeña del consumo total de bebidas sin alcohol y la relación entre el consumo de bebidas sin alcohol y el IMC no es tan importante en la población en estudio.
En general, dicen los autores, “los resultados de nuestra revisión avalan una relación entre el consumo de bebidas sin alcohol azucaradas y los riesgos de sobrepeso y obesidad.” Sin embargo, agregan, “la interpretación de los estudios publicados es complicada debido a los métodos diversos de estudio, como el tamaño pequeño de las muestras y la duración corta del seguimiento, los métodos utilizados por la evaluación de la dieta y a falta de mediciones repetidas y otros factores de error provenientes de los cambios voluntarios en la dieta y el estilo de vida, por razones de adelgazamiento u otras. Es importante controlar las variables que puede conducir a error, como el control del peso basal, el tabaquismo y el uso de alcohol, las modalidades de alimentación, (carnes rojas, papas fritas, carnes procesadas, dulces y comidas rápidas o “chatarra”) y las actividades físicas.
Mecanismos biológicos
Los estudios experimentales son una alternativa de los trabajos con dietas de larga duración, los que, si bien son ideales, son costosos y no tienen la adherencia debida de todos los participantes.
La evidencia existente indica que el aumento de peso se produce más por el consumo de energía que aportan los alimentos líquidos que los sólidos, debido al poder de saciedad bajo que poseen los líquidos. Por otra parte, se ha demostrado que cuando las personas aumentan el consumo de carbohidratos líquidos no disminuyen el consumo de alimentos sólidos. La comparación de bebidas edulcoradas en forma artificial con las edulcoradas con azúcares calóricos dio resultados similares. De acuerdo con los resultados de algunos trabajos, los sujetos que consumen bebidas con azúcar calórico no lo compensan con la reducción del consumo de otras bebidas o alimentos, y por lo tanto, aumentan de peso. Los mismos resultados se observaron en niños preescolares. Estos datos también sustentan la observación de ciertos estudios prospectivos de cohorte que el consumo de soda dietética se asocia en forma negativa con el consumo de energía y el peso, mientras que la ingesta de bebidas azucaradas se asocia positivamente con el ingreso de energía y el peso. Pero, otros autores han obtenido datos contradictorios. La evaluación del consumo de bebida soda, ingesta energética y peso es compleja, porque para algunas personas el consumo de bebidas con calorías reducidas puede servir como justificativo para el consumo de un exceso calórico de fuentes alimentarias.
Los estudios que evalúan los efectos de las bebidas edulcoradas calóricas y no calóricas sobre el hambre y el apetito dan resultados conflictivos. Algunos estudios experimentales comprobaron que el consumo de edulcorantes no calóricos no aumentan el hambre ni la ingesta de alimentos, mientras que el consumo de edulcorantes calóricos sí lo hace, lo cual implica que los participantes no compensan el déficit energético que resulta del consumo de edulcorantes no calóricos en lugar de los edulcorantes calóricos. Estos estudios también demostraron que el consumo de bebidas con edulcorantes calóricos generó mayor consumo energético que el consumo de bebidas con edulcorantes artificiales. Por el contrario, otras han comprobado que el reemplazo de bebidas endulzadas con edulcorantes ratifícales no afecta el ingreso total de energía y puede, en realidad, haber aumentado la ingesta energética posterior. Estos estudios han demostrado que el apetito y el hambre no difieren con el tipo de edulcorante consumido y que los participantes compensaron el déficit de energía resultante del reemplazo de edulcorantes calóricos por edulcorantes artificiales. Por otra parte, algunos resultados indican que el sabor de los azúcares calóricos y ratifícales aumentan la sensación de hambre y la ingesta calórica, con la posterior ganancia de peso. Pero, estos datos requieren mayor estudio.
A partir de un estudio reciente en ratones se cree que la fructosa y la sucrosa (utilizada en Europa) no son intercambiables, porque la primera también contiene una fracción de glucosa. Se ha postulado que la fructosa provoca mayor aumento de peso y resistencia a la insulina por la elevación de los triacilgliceroles plasmáticos y el descenso posterior de la producción de insulina y leptina en los tejidos periféricos, disminuyendo de este modo las señales al sistema nervioso central de la insulina y la leptina. Sin embargo, dicen, la composición del azúcar del jarabe de fructosa y sucrosa, con calorías similares; no difiere en forma notoria. Se requieren más estudio para establecer si el jarabe de fructosa que se agrega a las bebidas es más negativo para el aumento de peso que los otros azúcares.
Diabetes y otras consecuencias sobre la salud
Además de su papel potencial en el aumento de peso, el consumo de soda con edulcorante calórico puede aumentar el riesgo de diabetes de tipo 2. Se cree que esta asociación está mediada en parte por la cantidad elevada de carbohidratos de absorción rápida como el jarabe de fructosa que se halla en la soda que se consume en Estados Unidos, y la absorción de esos carbohidratos tiene un efecto sobre la glucemia similar al de la sucrosa. Aunque cada bebida tiene un índice glucémico moderado, su consumo elevado contribuye a la hiperglucemia.
Algunos estudios sugieren que los biomarcadores inflamatorios como la proteína C reactiva y la haptoglobina pueden estar asociados con el riesgo de diabetes y pueden estar compuestos por la ingesta de carbohidratos de digestión y absorción rápidas. También se ha comprobado que las bebidas sin alcohol que contienen colorante acaramelado son ricas en productos de degradación finales de la glucación, lo que puede aumentar la resistencia a la insulina y la inflamación: sin embargo, estos hallazgos no se repitieron en los estudios con soda dietética.
Reciente hallazgos de un estudio de cohorte prospectivo también señalaron que el consumo de bebidas sin alcohol azucaradas puede estar asociado con mayor riesgo de cáncer pancreático, en particular en mujeres con un IMC elevado o poca actividad física y resistencia a la insulina.
El consumo de bebidas sin alcohol también se ha relacionado con otras consecuencias sobre la salud, sobre todo en niños y adolescentes. El consumo de cafeína de la soda (10-16 mg/100 mg) puede aumentar la presión arterial en adolescentes, sobre todo con antecedentes afroamericanos, aumentando así el riesgo de hipertensión, aunque la presión arterial de esta población de adolescentes también puede estar afectada por su hábito dietético y estilo de vida, en la cual el consumo de bebidas cafeinadas es un marcador. A pesar de que algunos estudios sostienen que el consumo regular de café puede reducir el riesgo de diabetes, los beneficios del café están más relacionados con componentes del café como el ácido clorogénico y el magnesio que con la cafeína, derivado de la observación que tanto el café común como el descafeinado disminuyen el riesgo de diabetes.
Otras desventajas del consumo de bebidas con edulcorantes calóricos, en especial en niños y adolescentes, es el desplazamiento del consumo de lecho y otros nutrientes. Sin embargo, otros estudios han comprobado que el consumo de azúcares agregados como en la soda y jugos frutales tiene un efecto despreciable sobre la calidad de la dieta general. Varios estudios demostraron que el consumo de bebidas cola se asocia negativamente con la densidad mineral ósea y positivamente con las fracturas de hueso. Se ha interpretado que existe la mediación de un alto contenido de fosfato en las bebidas cola, lo cual produce un cambio en la relación calcio:fósforo de la dieta que lleva a un efecto deletéreo en el hueso. De todos modos, hay otros estudios que contradicen estos resultados. También se ha relacionado el consumo de estas bebidas con riesgo de caries dentales por erosión del esmalte, aunque el estudio NHANES III no lo comprobó.
Jugos de frutas
Los jugos de fruta, como el de manzana, de alto consumo entre niños y adolescentes, también ha sido responsabilizado de generar sobrepeso y obesidad, quizá por su contenido de fructosa. Otros estudios sostienen que el consumo de estos jugos no influye sobre el peso corporal.
Conclusiones
El consumo de bebidas con edulcorantes calóricos ha aumentado enormemente en las últimas décadas, acompañado por un aumento paralelo de la prevalencia de sobrepeso y obesidad en Estados Unidos. En la actualidad, las bebidas sin alcohol, azucaradas, contribuyen con el 8 a 9% del consumo energético total en niños y adultos. Aunque siempre se ha sospechado que estas bebidas contribuyen en parte con la obesidad epidémica, solo en años recientes se han realizado estudios epidemiológicos grandes para investigar la relación entre el consumo de bebidas sin alcohol y el aumento de peso a largo plazo.
En esta revisión sistemática, los hallazgos de varios estudios de sección cruzada importantes, estudios prospectivos de cohorte con seguimiento prolongado y mediciones repetidas de la dieta y el peso, un estudio con intervención en escolares sobre el consumo de soda y un trabajo aleatorizado y controlado que evaluó el efecto de la reducción del consumo de bebidas azucaradas han brindado muchas evidencia del papel independiente que tienen las bebidas con edulcorantes calóricos, en particular la soda, en la promoción del sobrepeso y la obesidad en niños y adolescentes.
Estudios prospectivos de cohorte también demostraron la misma asociación en adultos. Sin embargo, los autores sostienen que se requieren más investigaciones para confirmar todos estos datos. Se ha sugerido que el jarabe de fructosa utilizado para edulcorar las bebidas puede favorecer el riesgo de adiposidad y diabetes.
Las bebidas edulcoradas, en particular la soda, tienen pocos beneficios nutricionales y aumentan el riesgo de sobrepeso y diabetes, fracturas y caries dentales. Dadas que las tasas globales de incidencia de sobrepeso y obesidad en niños y adolescentes van en aumento, es imperativo aplicar estrategias de salud pública, como la educación sobre la ingesta de bebidas.
Es necesario desalentar el consumo de bebidas sin alcohol con edulcorantes calóricos, como la soda y los jugos de fruta, y esforzarse por promover el consumo de otras bebidas como agua, leche descremada y jugos de fruta en pequeñas cantidades.


Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado


miércoles, agosto 30, 2006

Alarmante el aumento de la obesidad tanto en Argentina como en todo el mundo

Alertan sobre aumento de la obesidad tanto en Argentina como en todo el mundo

Casi la mitad de los argentinos son obesos y uno de los problemas principales es que mucha gente hace dieta pero luego de un tiempo vuelve a aumentar de peso porque cree que su metabolismo cambió, advirtió un especialista en el marco de un encuentro organizado por el Ministerio de Acción Social de Neuquén.
Máximo Ravenna dijo que “el eje de la obesidad es que la gente baja de peso pero vuelve a subir porque se les dice que cambió el metabolismo, entonces, come nuevamente como antes, no se les enseña a comer saludablemente.

Ravenna destacó, además, el incremento de esta enfermedad entre los más jóvenes.
Se considera que hay un aumento de un 300 por ciento de adolescentes gordos en el mundo.

“En países históricamente flacos como China, se dio un paso del 6 por ciento de gordos que tenía hace 30 años, al 27”, señaló, lo cual refleja una “cifra epidémica gravísima”.

“Hay países que llegaron a un 100 por ciento de obesidad”, afirmó el especialista Máximo Ravenna, en el inicio del ciclo de conferencias que se dictarán hasta fin de año en esta provincia.

Ravenna tuvo la oportunidad de exponer una síntesis de seis investigaciones que fueron seleccionadas para ser presentadas en el Congreso Mundial de Obesidad que se llevará a cabo en Sydney, Australia, del 3 al 8 de septiembre.

“Las cifras son alarmantes”, advirtió, y precisó que “en EEUU el 73 por ciento de las personas padecen la enfermedad, en Australia el 75, y en la Argentina ya alcanza el 50”.


Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://miguelleopoldo.googlepages.com/home
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://mx.groups.yahoo.com/group/LibrePalabra/
http://mx.groups.yahoo.com/group/ALIANZA_DEMOCRATICA/



Do You Yahoo!? La mejor conexión a Internet y 2GB extra a tu correo por $100 al mes. http://net.yahoo.com.mx

martes, agosto 29, 2006

Crece problema de obesidad en EEUU

Crece problema de obesidad en EEUU

29 de Agosto de 2006, 05:49pm ET

La cintura de los estadounidenses, que parece ensancharse ininterrumpidamente, aumentó unos centímetros más en el 2005, cuando 31 de los 50 estados registraron un incremento en los índices de obesidad entre los adultos.

Los hallazgos llevaron a que algunos expertos en salud pusieran el martes en duda la idea de que la obesidad es simplemente una decisión individual. Señalan que el gobierno, los empleadores de personal y la industria de alimentos y bebidas deben prestar más atención a la búsqueda de formas para enfrentar el problema.

Trust for America's Health, la organización que midió la obesidad en cada estado, informó que una mejor información y más vías para consultar ésta representan las claves para mejorar la salud.

"Si exhortamos a la gente a caminar más y las calles no son seguras, ello representa una expectativa poco realista", dijo Jeff Levi, director general del grupo. "Si instamos a las personas a comer más frutas y vegetales frescos y no pueden llegar a un supermercado o los costos superan su poder adquisitivo, les estamos pidiendo que asuman la responsabilidad por una situación que no controlan".

La organización de Levi encontró que nueve de cada 10 estados con los mayores índices de obesidad están en el sur. Misisipí sigue siendo el estado con el problema más grave, pues 29,5% de los adultos ahí son considerados obesos.

Alabama y Virginia Occidental siguen a Misisipí en la lista. Colorado es el estado con menos obesidad: aproximadamente 16,9% de los adultos ahí son considerados obesos.

Los índices de Colorado superaron ligeramente a los reportados el año anterior, pero no en un nivel que tenga relevancia estadística.

El único estado que mostró una disminución en el porcentaje de adultos obesos durante el año anterior fue Nevada.

"La obesidad supera actualmente el 25% en 13 estados, lo que debería encender una señal de alarma", dijo Levi.
___
En la internet:
Trust for America's Health: http://healthyamericans.org

Lic. Nut.Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Trigliceridos, diabetes y obesidad causan el Síndrome Metabolico


Triglicéridos, diabetes y obesidad causan el Síndrome Metabólico
Por: Patricia Huesca
Martes 29 de Agosto de 2006
La obesidad abdominal, que implica tener una cintura mayor de 84 centímetros en la mujer y de 93 en el hombre, aunada a uno de los siguientes factores: triglicéridos elevados, baja cantidad de colesterol bueno (HDL), hipertensión arterial o diabetes, evidencian el Síndrome Metabólico, el cual representa un riesgo inminente para sufrir infarto agudo del miocardio o infarto cerebral, primera y tercera causas de muerte en el mundo.

Abraham Salvador Majluf Cruz, jefe de la Unidad de Investigación Médica en Trombosis, Hemostasia y Heterogénesis del Hospital General Gabriel Mancera, explicó a Crónica que el infarto cerebral es la primera causa de discapacidad a en México y en el mundo.

Si hay daño en parte del cerebro y en medio cuerpo no hay movilidad, el afectado no podrá caminar; si pierde la visión de un ojo, disminuirá su capacidad laboral; si presenta afasia, verá reducida la capacidad de comunicarse mediante el lenguaje, oral y escrito, abundó.

En el mejor de los casos, señaló, “el afectado mantiene parte de las funciones para llevar a cabo ciertas actividades, pero en el peor termina postrado en cama o en silla de ruedas sin poder moverse por sí mismo”.

Explicó que el síndrome metabólico “realmente no es una enfermedad, es un conjunto de enfermedades o de fenómenos patológicos”, cuya trascendencia es que al final se van a traducir en enfermedades aterotrombóticas como los infartos del miocardio y el cerebral, que son los problemas de salud pública más importantes en el país y en el mundo, dijo si se pudiera dibujar una línea continua acerca de qué está ocurriendo en este sentido en la población mexicana, dijo, se apreciaría que este grave problema empieza con la obesidad, la cual progresa al Síndrome Metabólico y termina en infartos.

Factores. La obesidad, señaló, es el eje fundamental del Síndrome Metabólico y un estado totalmente anormal para el ser humano o cualquier otro organismo viviente; solamente aquellos animales que se encuentran en cautiverio o viviendo con el hombre desarrollan esta condición no natural y patológica.

De hecho, por ejemplo, se tiene perfectamente establecida la relación que hay entre obesidad y el desarrollo de ciertos cánceres, como el de mama, pulmón, cérvico-uterino y páncreas.

El problema al que nos enfrentamos, detalló Majluf Cruz, es que en general “tenemos una pobre percepción de la obesidad, porque seguimos pensando todavía que es sinónimo de poder económico, de riqueza, de bienestar”, cuando en realidad se debe concebir como una enfermedad.

Para el desarrollo de obesidad, añadió, se tienen dos condiciones fundamentales: primero, una carga genética en la población mexicana muy específica, que estuvo ahí durante mucho tiempo sin dar problemas pero que el influjo de las modalidades de comida ha modificado su comportamiento, porque ahora más que nunca se consumen alimentos artificiales, llenos de conservadores, de bajo valor biológico y abundantes carbohidratos; y segundo, la falta de ejercicio.

Indicó que el infarto del miocardio, según la literatura médica de la época de los griegos y aún la de principios del siglo XXI, ocurría en gente mayor de 65 años; sin embargo, en la actualidad este evento es cada vez más frecuente en jóvenes de 30 años.


Lic. Nut.Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
http://miguelleopoldo.googlepages.com/
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://mx.groups.yahoo.com/group/LibrePalabra/
http://mx.groups.yahoo.com/group/ALIANZA_DEMOCRATICA/
Conóceme en http://www.redvida.com/profile-miguelleopoldo

sábado, julio 08, 2006

La Dieta de la Zona, una adaptación de la dieta mediterránea

La Dieta de la Zona, una adaptación de la dieta mediterránea


Óscar MartínEscribir al autor


Perder peso de manera segura, mejorar el estado de salud y retardar el envejecimiento son las bases de la nueva forma de alimentación del doctor Barry Sears.


9 de julio de 2006. Una nueva forma de alimentación diseñada por el Bioquímico americano, Dr. Barry Sears, adaptada en gran parte a nuestra magnífica Dieta Mediterránea, puede ayudarnos a eliminar la grasa superflua, retardar el envejecimiento, reducir la incidencia de enfermedades cardiovasculares y alcanzar un óptimo estado de salud tanto física como mental.

¿Quién es Barry Sears?

El Dr. Sears es pionero en biotecnología y una autoridad en la respuesta hormonal inducida mediante la dieta, especialmente en el aspecto inflamatorio.

Este bioquímico americano comenzó sus descubrimientos científicos hace 30 años en la Facultad de Medicina de Boston y en el Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT), centrando sus estudios en comprender el mecanismo de acción y síntesis de los lípidos.

Es el responsable de 13 patentes en los Estados Unidos en el área de desarrollo de medicamentos vía intravenosa y regulación hormonal inducida mediante la dieta para el estudio del tratamiento de enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Sus trabajos le han llevado a descubrir la técnica del control de los Eicosanoides (hormonas que controlan la totalidad de los sistemas hormonales del cuerpo), fundamento científico de la Dieta de la Zona.

Además de sus numerosas publicaciones científicas, ha expuesto sus descubrimientos en libros destinados al gran público, como el best seller mundial Dieta para estar en la Zona, Mantenerse en la Zona y ahora La Revolucionaria Dieta de la Zona, con recetas que adaptan la Zona a la gastronomía española.

¿En que consiste la Dieta de la Zona?

La primera característica de la Zona es equilibrar las comidas de forma adecuada. Para ello se requiere que cada vez que se coma haya una relación constante entre los tres principales macronutrientes:
El 40% de las calorías tiene que provenir de los carbohidratos, el 30% de las proteínas y el 30% de las grasas. Y por este motivo recibe el sobrenombre de "dieta" 40-30-30.

Los carbohidratos están constituidos por pan, pasta, arroz y cereales. También, por fruta y hortalizas.

Las proteínas están sobre todo localizadas en pescado, carnes, quesos, huevos, soja, etc.

Las grasas son las que acompañan a las proteínas, por lo tanto están en las partes grasas de las carnes y los embutidos, pero también en los aceites para condimentar y cocinar, en las aceitunas, frutos secos, aguacate, etc.

Este equilibrado porcentaje que debemos mantener en cada comida, permite mantener los niveles de glucosa y de la hormona insulina constantes, sin que se produzcan picos de glucemia, ya que se sabe científicamente que un alto nivel de insulina es el principal factor de riesgo de cardiopatías, seguido de altos niveles de Triglicéridos (TG) y de colesterol "malo" (LDL).

¿Cómo elegir los alimentos?

Debemos elegir las fuentes más favorables de cada grupo de alimentos como son:

- Carbohidratos: fruta y verdura en general y algunos cereales como la avena.

Estos alimentos aportan menos glucosa a nuestro cuerpo y de una forma más lenta que la pasta o el arroz. De esta manera nuestros niveles de insulina estarán siempre controlados a una cantidad constante. Por eso frutas y verduras hacen que se acumule menos grasa y que la que está acumulada se elimine fácilmente.

- Proteínas: Carne, pescado, pollo, huevos, lácteos... Toda la proteína baja en grasa.

- Grasas: Aceite de Oliva Virgen, frutos secos, aguacate, aceitunas... Las grasas vegetales insaturadas, principalmente.

Los alimentos menos favorables y por tanto, de los que debemos restringir su consumo, son:

- Carbohidratos: pan, pasta, arroz y cereales de desayuno, en general.

- Proteínas: carne roja grasa, vísceras, yema de huevo, embutidos grasos...

- Grasas: grasa saturada como el tocino, mantequilla, panceta... y grasas hidrogenadas como las de las margarinas y bollería industrial.

Cinco comidas diarias

Entre una comida y la siguiente no tienen que transcurrir más de 5 horas, para evitar que se dispare la tasa de insulina y se alteren los niveles de azúcar en sangre. Si transcurre un tiempo superior, hace falta ingerir una comida ligera. De este modo el día prevé al menos 3 comidas principales y 2 tentempiés.

Aporte de ácidos grasos Omega 3

Al margen de la ingesta dietética en estas proporciones, el Dr. Sears propone realizar un aporte extra de ácidos grasos Omega 3 (2,5 g diarios), con el fin de conseguir una regulación a nivel endocrino de las hormonas conocidas como Eicosanoides, que regulan nuestro cuerpo a todos los niveles.

Uno de los beneficios más conocidos es el control de los niveles de colesterol y triglicéridos, que son los que tienen mayor importancia para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, aportar esta dosis de Omega 3 a partir de pescado azul en nuestra sociedad, es prácticamente imposible, ya que haría falta comer 4-5 raciones diarias de unos 150 g para aportar la dosis necesaria de Omega 3. Por eso, se recomienda realizar dicho aporte de ácidos grasos Omega 3 a partir de un complemento de aceite de pescado.

¿Qué efectos produce la Dieta de la Zona y el aporte de Omega 3?

- Efecto Antiinflamatorio. Disminuye la inflamación "silente", que es aquella que no notamos pero que es la causa de que se desarrollen distintas enfermedades.

- Efecto antitrombótico y vasodilatador. Disminuye la formación de trombos venosos y por tanto, previene la aparición de cardiopatías.

- Efecto regulador de la proliferación celular. Disminuye y controla la proliferación anómala de nuestras propias células.

- Efecto estimulante del sistema inmunitario. Mejora la inmunidad y por tanto la respuesta ante las enfermedades.

- Efecto Anti-Aging. La Dieta de la Zona está considerada por la ASAP (American Society Aesthetic Plastic and Surgery) como una dieta anti-envejecimiento, ya que el correcto equilibrio hormonal que produce hace que el estrés oxidativo de nuestras células sea menor y por tanto envejezcamos más lentamente.

Consejos para estar en Zona

- Comer fruta y verdura (carbohidratos de baja carga glucémica que no estimulan la insulina en exceso), acompañadas de proteínas y grasas en las proporciones 40-30-30, respectivamente.

- Practicar ejercicio: el ejercicio físico es fundamental en la Dieta de la Zona. Es recomendable hacer ejercicio moderado, como caminar al menos 3 horas a la semana.

- Establecer un horario fijo de cada comida; teniendo en cuenta los siguientes puntos:

- No dejar pasar más de 1 hora desde que nos levantamos hasta que desayunamos.

- No dejar pasar más de 5 horas entre cada comida. Normalmente comemos cada 3-3,5 horas.

- Tomar un tentempié 30 minutos antes de hacer ejercicio e inmediatamente después, para así estimular la hormona del crecimiento y desarrollar masa muscular.

- Si pasan más de 2 horas desde que se cena hasta que nos vamos a dormir, hay que tomar un tentempié para mantener los niveles de glucosa e insulina constantes en sangre.

- Reducir lo máximo posible el consumo de carbohidratos simples como el azúcar, las bebidas azucaradas, la bollería.

- Reducir el consumo de pan, pasta, arroz y de todos los alimentos derivados de cereales refinados.

- Reducir el consumo de cafeína: El café y el té no tienen calorías, pero son potentes estimuladores de los niveles de insulina, por lo que se recomienda reducir su consumo y si se toman, es recomendable que sea junto con otros alimentos, ya que éstos frenan el aumento de insulina que produce la cafeína.

¿Quién puede hacer la Dieta de la Zona?

En realidad todo el mundo puede beneficiarse de la dieta de la zona, pero al ser una dieta individual debe ser puesta por un especialista en nutrición, ya que las cantidades de alimentos están basadas en el peso, porcentaje de grasa corporal y actividad física.
La propuesta de la Zona, que debe ser considerada ante todo como educación nutricional, es utilizar la comida de modo consciente y no privativo.




Subir


Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado



Do You Yahoo!? La mejor conexión a Internet y 2GB extra a tu correo por $100 al mes. http://net.yahoo.com.mx

sábado, junio 10, 2006

EEUU pone a dieta a sus ciudadanos para combatir el sobrepeso y la ...

Más pequeño y más verde: La lucha contra la obesidad llega a ...
Clarín.com - 8 Jun 2006
Porciones más chicas, más frutas y vegetales, señalar en la carta cuántas calorías tiene cada plato, son algunas de las medidas propuestas por la FDA para ...
EE.UU. intenta reclutar la ayuda de la industria de los ...
ABC - 7 Jun 2006
WASHINGTON. Ante el panorama de un país como EE.UU. cada vez más dependiente para su alimentación diaria de restaurantes de todo ...
Estados Unidos se pone a dieta
Univisión - 7 Jun 2006
NUEVA YORK - El Gobierno del país de la hamburguesa, las patatas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar reducir el ...
EU, entre la gordura y la hamburguesa
El Economista - 7 Jun 2006
Nueva York.- El Gobierno del país de la hamburguesa, las patatas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar reducir el ...
EEUU pone a dieta a sus ciudadanos para combatir el sobrepeso y la ...
El Periódico (Suscripción) - 7 Jun 2006
Nueva York. -- El Gobierno del país de la hamburguesa y las patatas fritas ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar ...
Estados Unidos se pone a dieta para combatir el sobrepeso
Terra España - 7 Jun 2006
El Gobierno del país de la hamburguesa, las patatas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar reducir el sobrepeso y la ...
EU llama a Mc Donalds, Pizza Hut y Burger King a combatir la ...
La Crónica de Hoy - 6 Jun 2006
Estados Unidos quiere vigilar su dieta, especialmente lo que come fuera de casa. Un informe encargado por la agencia que regula ...
EEUU insta a los restaurantes a combatir la obesidad
elmundo.es - 6 Jun 2006
Estados Unidos quiere vigilar su dieta, especialmente lo que come fuera de casa. Un informe encargado por la agencia que regula ...
La FDA pide a la industria alimentaria estadounidense que colabore ...
Consumer - 8 Jun 2006
La Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha solicitado a la industria alimentaria estadounidense ayuda para luchar contra la pandemia de ...
EEUU insta a los restaurantes del país a reducir el contenido de ...
Consumer - 8 Jun 2006
La Agencia de Fármacos y Alimentos de EEU. (FDA, en sus siglas inglesas) se ha propuesto poner fin de una vez por todas a la epidemia ...
El Gobierno de EEUU, donde hay un 65 % de personas con sobrepeso ...
20 minutos - 7 Jun 2006
El Gobierno del país de la hamburguesa, las patatas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar reducir el sobrepeso y la ...
Estados Unidos se pone a dieta para combatir el sobrepeso
La Opinión Digital - 7 Jun 2006
NUEVA YORK.— El gobierno del país de la hamburguesa, las papas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar reducir el ...
El Gobierno de EEUU insta a los restaurantes a reducir las ...
La Rioja - 7 Jun 2006
El Gobierno del país de la hamburguesa, las patatas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar reducir el sobrepeso y la ...
Estados Unidos se pone a dieta para combatir el sobrepeso
Unión Radio - 7 Jun 2006
El Gobierno del país de la hamburguesa, las patatas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar reducir el sobrepeso y la ...
EU pone a dieta a sus ciudadanos para combatir sobrepeso
El Universal (México) - 7 Jun 2006
11:44 El Gobierno del país de la hamburguesa, las patatas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar reducir el sobrepeso y la ...
El Gobierno de EEUU insta a los restaurantes a reducir las ...
ABC - 7 Jun 2006
El Gobierno del país de la hamburguesa, las patatas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar reducir el sobrepeso y la ...
Estados Unidos se pone a dieta para combatir el sobrepeso
CanalSalud - 8 Jun 2006
La Agencia Federal para Fármacos y Alimentos (FDA) ha instado con ese objetivo a los 925.000 restaurantes de Estados Unidos, dónde comen el 25 por ciento de ...
EU pone a dieta a sus ciudadanos
Ehui - 7 Jun 2006
El Gobierno del país de la hamburguesa, las patatas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar reducir el sobrepeso y la ...
EU se pone a dieta para combatir el sobrepeso
Vanguardia (México) - 7 Jun 2006
NUEVA YORK, EU, JUNIO 7, 2006 (EFE).- El Gobierno del país de la hamburguesa, las patatas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para ...
El Gobierno de EEUU insta a los restaurantes a reducir las ...
El Comercio Digital (Asturias) - 7 Jun 2006
El Gobierno del país de la hamburguesa, las patatas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar reducir el sobrepeso y la ...
El Gobierno de EEUU insta a los restaurantes a reducir las ...
ABC Sevilla - 7 Jun 2006
La obesidad se ha convertido en un grave problema en EEUU, debido al aumento del gasto sanitario y de las muertes por esta causa. / Archivo. ...
El Gobierno de EEUU insta a los restaurantes a reducir las ...
Las Provincias - 7 Jun 2006
El Gobierno del país de la hamburguesa, las patatas fritas y la pizza ha decidido poner a dieta a sus ciudadanos para intentar reducir el sobrepeso y la ...
EEUU insta a los restaurantes a combatir la obesidad
El Mundo Salud - 6 Jun 2006
Estados Unidos quiere vigilar su dieta, especialmente lo que come fuera de casa. Un informe encargado por la agencia que regula ...


Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
www.nutriologiaortomolecular.org

__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
Regístrate ya - http://correo.yahoo.com.mx/

sábado, mayo 13, 2006

La guerra de las dietas

La guerra de las dietas

El debate sobre la dieta ideal se divide entre los defensores de las grasas y los defensores de los carbohidratos. Pros y contras de cada una.

El desconcierto no puede ser mayor: los blue jeans no cierran, por encima de la cintura sobresalen redondeles que traen a la memoria el helado con crema chantilly de la noche anterior, y al abotonar la blusa, el tercer botón está listo a saltar en cualquier instante. La decisión está tomada: hay que hacer dieta. Pero ¿cuál? El menú es interminable y aun más desconcertante: Scardale, la del atún con piña, la del agua de rábano con tomate de árbol, Nutri System, antidieta, Herbalife, malteadas de fresa o chocolate que reemplazan una comida del día, la dieta de las uvas, South Beach, Beverly Hills, Atkins, Ornish...
Con miles de seguidores que aseguran haber encontrado en cada una de ellas la fórmula ideal, y otro tanto que reniegan de ellas por que no les sirvieron para nada, estas populares dietas se contradicen unas a otras en el tema de qué alimentos tomar y cuáles dejar. Y aunque parezca inverosímil, las más renombradas sólo tienen tres demonios comunes: las harinas blancas, el azúcar y las grasas hidrogenadas (resultantes de la solidificación de los aceites vegetales, es decir, las margarinas). Lo demás es todavía tema de controversia y, en especial, las proporciones justas entre grasas y carbohidratos.
El debate está servido, pero, por suerte, ya hay estudios más serios que los consejos de la vecina. A mediados de este año, la revista Annals of Internal Medicine publicó los resultados de un estudio en que se sometía a un grupo de personas a una dieta baja en grasas y alta en carbohidratos (exactamente la del polémico Robert Atkins), y a otro grupo a una dieta alta en carbohidratos y baja en grasas. Los dos grupos bajaron el mismo peso al final del año, pero el que consumió más grasas lo hizo más rápidamente.
La única fórmula universal para bajar de peso es hacer 30 minutos diarios de ejercicio. De resto, la opción más adecuada depende del organismo de cada cual. Por eso lo mejor es seguir los consejos de su nutricionista, su cardiólogo o su endocrinólogo, sobre cuál es la mejor para su metabolismo.

Más carbohidratos, menos grasas!

Las dietas de este tipo tienen como principio que las calorías que contienen las grasas, especialmente las saturadas, son las culpables de la obesidad y sus enfermedades asociadas. Según la nutricionista Consuelo Pardo, estas dietas de aumento de carbohidratos les ayudan a los músculos a recuperar energía, por eso se usan mucho para los deportistas. Si se mantienen por largo tiempo, se corre el riesgo de disminuir en el cuerpo las vitaminas de tipo graso como A, D, E y K, lo cual puede traer problemas en la piel, el pelo y la visión, incidir en la formación de las hormonas sexuales y ocasionar trastornos en los períodos menstruales de las mujeres".
Exponentes. Ornish, Pritikin, Eaton.
Pros. Sus promotores dicen que comer bajo en grasas es comer bajo en calorías y ayuda a prevenir las enfermedades del corazón, sin medicación adicional. Para ellos, hay que distinguir entre grasas buenas, como las que hay en el pescado y los vegetales, y las malas, como las de la mantequilla y las comidas preparadas. Se deben evitar los carbohidratos simples como pan y arroz blanco, y preferir los productos integrales y con fibra.
Contras. Sus opositores culpan a las dietas altas en carbohidratos de la creciente obesidad de las personas.

ORNISH

Dean Ornish (1990) sugiere una dieta de vegetales, granos enteros y frutas, en la que sólo 10% de las calorías provengan de las grasas. Se puede tomar leche y yogurt bajos en grasa, así como huevos blancos moderadamente. Se deben abolir carnes, aceites, azúcares y aceitunas, lo más posible. Los candidatos ideales para hacer esta dieta son las personas que tienen alto el colesterol y la presión arterial, y riesgo de enfermedades cardíacas.

PRITIKIN

Esta dieta apoya el consumo de carbohidratos, pero se basa en la distribución adecuada de los grupos de alimentos entre las comidas. El desayuno debe ser completo y balanceado: fruta, galletas integrales, café o té, y requesón. Se deben comer principalmente verduras, pasta, papa y arroz. Al final del régimen se aumentan las proteínas y las grasas no saturadas (por lo general, de origen animal).

EATON

Boyd Eaton (1988) y su "prescripción paleolítica" sugiere volver a la alimentación de las fincas (sin comidas procesadas cada vez más comunes): vegetales y frutas, así como eliminar las harinas blancas y las grasas.

¡Arriba las grasas, abajo los carbohidratos!

La idea es limitar la cantidad y el tipo de carbohidratos para que los niveles de glucosa e insulina de la sangre bajen y puedan ser manipulados en la búsqueda de pérdida de peso. Este grupo de dietas ha sido muy controvertido porque contradice los principios de la sabiduría nutricional de todos los tiempos. Según Pardo, "no tienen una indicación lógica, pero quien las sigue queda muy satisfecho al comer y esto hace que empiece a comer cada vez más poquito". No son aptas para personas con riesgo cardiovascular.
Exponentes. Atkins, Sugar Busters, South Beach.
Pros. Se basa en ingerir comidas ricas en grasas animales y vegetales. Algunos estudios han confirmado que ayudan a bajar de peso con rapidez. Quienes hacen estas dietas se sienten llenos y satisfechos con lo que comen.
Contras. Se pueden ver afectados los niveles de triglicéridos, colesterol y ácidos grasos en la sangre, lo cual conlleva un riesgo cardiovascular. Comer muchos alimentos ricos en proteínas puede aumentar el ácido úrico y producir dolores articulares. Se priva el cuerpo de algunas vitaminas.

ATKINS

La dieta de Atkins, con más de 30 años en el mercado, dice que la gordura es causada por el alto consumo de carbohidratos. Si se eliminan los carbohidratos, se obliga al cuerpo a quemar las reservas de grasa para tener energía. Un estudio del Veterans Affairs Medical Centre de Filadelfia (Estados Unidos), publicado a mediados de este año en Annals of Internal Medicine, encontró que la dieta de Atkins había incrementado los niveles de colesterol bueno y no había modificado los niveles de colesterol malo de los pacientes estudiados. Además mostró que los pacientes que la seguían controlaban mejor sus niveles de azúcar.

SUGAR BUSTER

Esta dieta fue escrita por los doctores Morrison C. Bethea, Samuel S. Andrews, Luis A. Balart, y H. Leighton Steward, y explica por qué ciertos alimentos aumentan la producción de insulina al convertrla en azúcar que se almacena en forma de grasa. Por ello es preciso ingerir alimentos que produzcan glucagógenos, para sacar esa grasa almacenada, transformarla en azúcar y consumirla como energía, y eliminarla del organismo al tiempo, para aumentar la eficiencia y la salud del cuerpo.

SOUTH BEACH

Creada por Arthur Agatson, es muy similar al régimen Atkins, en el sentido de que elimina los carbohidratos de la alimentación, pero tan sólo durante la primera fase, dura dos semanas. Se pueden comer todas las grasas, huevos y vegetales, pero se deben omitir las harinas, las frutas e incluso los jugos de frutas, y por supuesto, el dulce. Es efectiva para perder peso rápido y se basa en la desintoxicación del cuerpo de glucosa.

En la balanza

Este grupo de dietas se basa en comer menos calorías de las que su cuerpo puede quemar. Muchas de estas dietas apoyan una alimentación balanceada, sin una restricción específica de ningún tipo de comidas.
Exponentes: Walter Willet, Jenny Craig, Weight Watchers, Sears, antidieta
Pros. Le permiten aceptar invitaciones a cualquier restaurante y no pasar por la descortesía de dejar alimentos en el plato, siempre y cuando juegue a compensar. No se necesitan complementos alimenticios para que sea una dieta balanceada.
Contras. Pueden no ser beneficiosas si se siguen al pie de la letra y no se tienen en cuenta los factores individuales de cada organismo y sus reacciones ante cada alimento en particular.

WILLET

Después de estudiar la dieta de 250.000 personas de dos generaciones, Willet, profesor de la Escuela de Salud Pública de Harvard, concluyó que la dieta tradicional mediterránea era la más favorable. Willet asegura que entre las grasas y los carbohidratos hay buenos y malos. Recomienda bajar las cantidades de carnes rojas y mantequillas, y aumentar el consumo de pollo y, en especial, pescados de mar (ricos en ácidos grasos omega 3, que también está en el aceite de canola). Entre los carbohidratos se debería reducir el consumo de papa, el pan y el arroz blancos -pero no si son integrales- y aumentar el de frutas, verduras y granos enteros.

THE ZONE

Barry Sears ofrece esta dieta en 1984, la cual se basa en un consumo diario balanceado de nutrientes: 30% de proteína, 30% de grasa y 40% de carbohidratos, lo cual ayuda a mantener en su punto los niveles de glucosa en la sangre y favorece la reducción de peso. Estimula a ingerir proteínas, pero no si vienen de grasas saturadas.

ANTIDIETA

La antidieta fue creada en Estados Unidos hace algunos años por Harvey y Marilyn Diamond. El término antidieta se refiere a que no es una dieta como tal, sino una nueva forma de alimentación y un estilo de vida natural y saludable, bajo en colesterol y rico en vitaminas, minerales y fibra. No consiste en contar calorías, sino en aprender a combinar algunos tipos de alimentos, porque ciertas combinaciones se digieren más fácilmente que otras. Por ejemplo, los carbohidratos y las proteínas nunca deben consumirse en la misma comida, porque su digestión dificulta asimilar sus nutrientes.


Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
www.nutriologiaortomolecular.org


sábado, febrero 11, 2006

La obesidad se instala en Francia

Dietetica y Bariatria es un Blog para compartir con otros profesionales de la salud y con todo publico interesado, informacion sobre evaluacion del estado de nutricion, dietética, composicion corporal y todo topico relacionado con el control de peso.

Vida y estilo
FUENTE

Los niños franceses han comenzado a engordar y el país ha entrado en pánico.

El 7 de enero fue declarado día nacional de la balanza para todos los niños del territorio nacionalUn ejército voluntario de pediatras salió a desparramarse por más de 80 ciudades para pesar, medir, interrogar y esclarecer mentes.

Los pueblos ubicados en el norte industrial y empobrecido registran el más alto nivel de sobrepeso infantil de todas las regiones. Allí, 51% de la población registra sobrepeso u obesidad, en comparación con el promedio nacional de 42%, según indican las cifras oficiales de 2003.

La tendencia es más marcada entre los niños. Mientras la obesidad adulta crece a razón de 6% anual, entre la niños la tasa nacional de crecimiento es de 17%. Si se mantiene ese crecimiento, para 2020 los franceses podrían ser tan gordos como la población de Estados Unidos. Y eso los aterra.

Hace algunos años, la obesidad era en Francia sólo un tema relegado a los programas de charlas radiales matutinas o a las revistas femeninas. Ahora el tema ha cobrado dimensión política. En septiembre del año pasado, el gobierno aprobó una ley que prohíbe la instalación de máquinas expendedoras de snacks y gaseosas en todas las escuelas estatales.

La ley también prohíbe publicidad engañosa sobre alimentos y bebidas y aplica un impuesto de 1,5% a los presupuestos publicitarios de empresas alimentarias que no fomenten una dieta saludable. A las escuelas se les exige que dan media hora de ejercicios físicos por día.

Pero la reacción de la industria alimentaria y la falta de voluntad política hizo imposible la imposición de los cambios deseados en la publicidad. Además, el parlamento rechazó una legislación más drástica que reclamaba la inclusión de advertencias en los paquetes de alimentos poco saludables, parecidas a las que se ponen en bebidas alcohólicas y cigarrillos.

La ley incluía también la propuesta de obligar a los restaurantes a mostrar información nutricional y calórica en sus menús. Con su cobertura sanitaria universal, al gobierno le interesa, además, recortar los costos médicos asociados con la obesidad y la diabetes.

Entre las razones que explican el crecimiento de la obesidad está el tremendo atractivo de la fast food y los alimentos preparados, la popularidad de los snacks y el incremento de la vida sedentaria. McDonald's es más rentable en Francia que en cualquier otro país de Europa.

Las ventas aumentaron 42% en los últimos cinco años. Aproximadamente 1,2 millones de franceses, o 2% de la población, comen allí todos los días. También se ha abandonado el clásico ritual familiar a la hora de las comidas, tan disciplinado y respetado que convertía en pecado capital el abrir la heladera entre comidas.

Findus, la gigantesca cadena muy conocida por sus filets de pescado empanados y congeladosd, filmó durante algún tiempo a muchos franceses comiendo y los resultados fueron sorprendentes. Acabaron con el mito aquel según el cual los franceses pasan horas sentados a la mesa saboreando pequeñas porciones de varios platos de comida.

Las filmaciones los mostraban comiendo frente al televisor, hablando por teléfono o en solitario. De hecho, la comida que hace 25 años duraba 88 minutos, hoy transcurre en apenas 38 minutos. El cambio también se revela en el creciente respeto por la mujer con un poco más de kilos. En su último desfile de modas en el mes de octubre, John Galliano asombró al público poniendo mujeres gordas en la pasarela codo a codo con las tradicionales sílfides.

Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvaradohttp://www.nutriologiaortomolecular.org

Casi 14% de niños obesos del DF tambien estan desnutridos

( Raquel Vargas Muñoz )
( 2006-02-11 )
Descargando Foto...
En los últimos años la obesidad y el sobrepeso se ha incrementado entre los niños pobres en México, debido a los malos hábitos alimenticios, factores de riesgo como el sedentarismo, además de la herencia cultural y biológica, aseguró la académica de la UNAM, María del Carmen Iñárritu.

La desnutrición de alto riesgo junto con la baja talla también son problemas que padecen los menores desde sus primeros años de vida.

La también nutrióloga señaló que tan sólo en el Distrito Federal la prevalencencia de estos problemas menores de cinco años es del 15 por ciento, mientras que en los infantes en edad escolar aumenta hasta en un 34.2 por ciento.

En los niveles sociales con menores recursos económicos, los problemas alimenticios han adquirido gran importancia. De acuerdo con los resultados de la Encuesta Urbana de Alimentación 2002 –aplicada entre familias capitalinas en condiciones desfavorables–, 13.7 por ciento de los niños obesos de 1 a 12 años presenta algún grado de anemia, ante factores como los malos hábitos alimentarios.

Estos datos, refirió, arrojan que los preescolares capitalinos (0 a 5 años) con problemas de pobreza tienen una desnutrición de alto riesgo que llega a 3.6 por ciento, y un déficit de talla de 13 puntos porcentuales, mientras que en los escolares (de 6 a 12 años) el primer factor es de uno por ciento y el segundo de 7.4.

En el caso de los adolescentes hombres, el sobrepeso alcanza 17.3 por ciento y en mujeres de ese rango de edad, 36.2. Mientras que en varones adultos llega a 52.1 por ciento y en mujeres 66.2, agregó.

Así, los infantes tienen desde temprana edad factores de riesgo para desarrollar enfermedades crónico-degenerativas como diabetes, hipertensión y cardiovasculares, ya como adultos jóvenes, dijo.

Explicó que la obesidad infantil se debe a los malos hábitos alimenticios y a situaciones como el sedentarismo, así como la herencia cultural y biológica. En ellos prevalece el consumo de productos chatarra. "Es alta la ingesta de refrescos, papitas, pastelitos, dulces, que los engordan, pero no los nutren. Entonces, muchos niños presentarían anemia".

Aclaró que un infante con estas características puede padecer hipertensión y comenzar a depositarse en las arterias las grasas y el colesterol que desencadenarían alguna enfermedad cardiovascular. De acuerdo con datos de la última Encuesta Nacional de Nutrición, 5.4 por ciento de los niños menores de cinco años de todo el país tienen sobrepeso u obesidad.

Paralelamente, puntualizó, la anemia es un problema de salud pública en México, pues de acuerdo con el mismo documento, 30 por ciento de los niños menores de cinco años la padece y de uno a dos años, el 50 por ciento. De esta forma, no sólo se registra en niños desnutridos de bajo peso, sino en menores con sobrepeso y obesidad.

Incluso, apuntó, en el primer año de vida se puede decir que hay obesidad, "porque la introducción de alimentos se realiza en forma temprana, se diluye mal la leche, se le pone cereal, y desde entonces los niños empiezan a subir mucho de peso".

En la Encuesta Urbana de Alimentación, expresó, también se observa que ha disminuido la actividad física en todos los rangos de edad. El 80 por ciento de la población adulta no hace ni 20 minutos de ejercicio ningún día de la semana.
En los niños, mientras tanto, han aumentado las horas frente a la televisión y videojuegos, mientras disminuye su consumo de frutas y verduras, y sube el de comidas rápidas como pizzas, hamburguesas y tortas, expuso.

Por otro lado, cuando ambos progenitores son obsesos, la probabilidad de que el niño lo sea es de 80 por ciento. Esto es hereditario, pero también está involucrada la dieta y la actividad física. "Si los padres tienen una mala alimentación, no hacen ejercicio, tanto genética como culturalmente lo van a transmitir a sus hijos", recalcó.

Indicó que la obesidad es una enfermedad que afecta a los niños en los huesos, corazón y psicológicamente. Recomendó que para tener una alimentación correcta, se debe incluir al menos un comestible de cada grupo (verduras y frutas; cereales; leguminosas y de origen animal) en cada una de las tres comidas del día.

Productos milagro causan graves daños al corazón

Las pastillas "mágicas" o "milagrosas" para bajar de peso sin sacrificios causan graves daños al corazón y a la glándula tiroides, pues aceleran el metabolismo para quemar la grasa corporal, además de que se vuelven a subir los kilos perdidos en cuanto se deja de tomarlas.

La coordinadora de Programas de Nutrición y Dietética de la Coordinación del IMSS, Martha Leticia Martínez Viveros, señaló que los remedios o las clínicas que prometen que las personas bajarán hasta diez kilos en una semana o diez días no son la mejor forma para controlar o reducir el peso, pues únicamente descompensan su organismo y comprometen la salud.

Lo mejor es, dijo, disminuir la cantidad de alimentos ricos en grasas de origen animal y en azúcar e incrementar el consumo de frutas, verduras y legumbres, así como tomar diariamente entre seis y ocho vasos de agua simple. Convertir esto en un hábito ayudará a evitar sobrepeso y obesidad y con ello disminuir el riesgo de sufrir enfermedades como diabetes mellitus, hipertensión arterial y elevación de colesterol y triglicéridos, entre otras.

Señaló que es muy importante hacer tres comidas al día, dejando un espacio entre una y otra de cinco a seis horas, no más, ya que los ayunos prolongados son otra de las causas que favorecen el sobrepeso y la obesidad.

Además de esta alimentación balanceada, es necesario hacer ejercicio físico, por lo menos cuatro veces a la semana. Mínimo 30 minutos al día de caminata.
En promedio, añadió, la pérdida de peso corporal debe ser de medio a un kilo por semana, de tal forma que en un mes pueda reducirse hasta cuatro kilogramos hasta alcanzar el peso adecuado, según talla, edad, actividad física y sexo. (Redacción)

viernes, febrero 10, 2006

La obesidad se instalo y crece en Francia

Vida y estilo FUENTE

Los niños franceses han comenzado a engordar y el país ha entrado en pánico. El 7 de enero fue declarado día nacional de la balanza para todos los niños del territorio nacional


Un ejército voluntario de pediatras salió a desparramarse por más de 80 ciudades para pesar, medir, interrogar y esclarecer mentes. Los pueblos ubicados en el norte industrial y empobrecido registran el más alto nivel de sobrepeso infantil de todas las regiones. Allí, 51% de la población registra sobrepeso u obesidad, en comparación con el promedio nacional de 42%, según indican las cifras oficiales de 2003.

La tendencia es más marcada entre los niños. Mientras la obesidad adulta crece a razón de 6% anual, entre la niños la tasa nacional de crecimiento es de 17%. Si se mantiene ese crecimiento, para 2020 los franceses podrían ser tan gordos como la población de Estados Unidos. Y eso los aterra.

Hace algunos años, la obesidad era en Francia sólo un tema relegado a los programas de charlas radiales matutinas o a las revistas femeninas. Ahora el tema ha cobrado dimensión política. En septiembre del año pasado, el gobierno aprobó una ley que prohíbe la instalación de máquinas expendedoras de snacks y gaseosas en todas las escuelas estatales. La ley también prohíbe publicidad engañosa sobre alimentos y bebidas y aplica un impuesto de 1,5% a los presupuestos publicitarios de empresas alimentarias que no fomenten una dieta saludable. A las escuelas se les exige que dan media hora de ejercicios físicos por día.
Pero la reacción de la industria alimentaria y la falta de voluntad política hizo imposible la imposición de los cambios deseados en la publicidad. Además, el parlamento rechazó una legislación más drástica que reclamaba la inclusión de advertencias en los paquetes de alimentos poco saludables, parecidas a las que se ponen en bebidas alcohólicas y cigarrillos. La ley incluía también la propuesta de obligar a los restaurantes a mostrar información nutricional y calórica en sus menús. Con su cobertura sanitaria universal, al gobierno le interesa, además, recortar los costos médicos asociados con la obesidad y la diabetes.
Entre las razones que explican el crecimiento de la obesidad está el tremendo atractivo de la fast food y los alimentos preparados, la popularidad de los snacks y el incremento de la vida sedentaria.
McDonald's es más rentable en Francia que en cualquier otro país de Europa. Las ventas aumentaron 42% en los últimos cinco años. Aproximadamente 1,2 millones de franceses, o 2% de la población, comen allí todos los días.
También se ha abandonado el clásico ritual familiar a la hora de las comidas, tan disciplinado y respetado que convertía en pecado capital el abrir la heladera entre comidas. Findus, la gigantesca cadena muy conocida por sus filets de pescado empanados y congeladosd, filmó durante algún tiempo a muchos franceses comiendo y los resultados fueron sorprendentes. Acabaron con el mito aquel según el cual los franceses pasan horas sentados a la mesa saboreando pequeñas porciones de varios platos de comida. Las filmaciones los mostraban comiendo frente al televisor, hablando por teléfono o en solitario. De hecho, la comida que hace 25 años duraba 88 minutos, hoy transcurre en apenas 38 minutos.
El cambio también se revela en el creciente respeto por la mujer con un poco más de kilos. En su último desfile de modas en el mes de octubre, John Galliano asombró al público poniendo mujeres gordas en la pasarela codo a codo con las tradicionales sílfides.

Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/

Dice que evitar las grasas no las protege de infartos, derrames cerebrales o cancer.

INVESTIGACION EN ESTADOS UNIDOS
FUENTE

Estudio polémico sobre las dietas en mujeres

Dice que evitar las grasas no las protege de infartos, derrames cerebrales o cáncer.

Dieta con alto o con bajo contenido de grasa? Esta pregunta ha revolucionado al mundo científico al conocerse ayer el resultado de un estudio realizado en Estados Unidos, que afirma que el seguimiento de una dieta de bajo contenido de grasas no protege a las mujeres de infartos, derrames cerebrales o cáncer de mama o colon.

Los investigadores del Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre de EE.UU. durante ocho años hicieron un seguimiento de la dieta de 49.000 mujeres de entre 50 y 79 años.

Durante esos años descubrieron que aquellas mujeres con una dieta baja en grasas habían registrado el mismo porcentaje de cáncer de mama, colon y ataques cardíacos que aquellas que comieron todo lo que quisieron.

"Entre las mujeres que han pasado la menopausia, una dieta baja en grasas no arrojó resultados importantes en relación a una reducción significativa del riesgo de cáncer", señala el estudio.

Sin embargo, para el jefe de oncología del Hospital Alvarez, Mario Bruno, está comprobado que el exceso de ingesta de grasa influye en los problemas cardiovasculares y, fundamentalmente, en el cáncer de mama. Y, agregó, que hace dos años la Asociación Americana de Cáncer de los Estados Unidos afirmó que la tercera parte de los cánceres están relacionados con la obesidad.

"Nosotros aconsejamos una baja ingesta de grasa porque aparentemente ciertos tumores se presentan cuando se consume grandes cantidades de grasa", explicó el oncólogo Reinaldo Chacón, director académico del Instituto Fleming. Aunque también aclaró que esto no quiere decir que la persona que coma poca grasa esté exenta de contraer cáncer.

Las conclusiones a las que llegó el estudio demuestran que no existe una relación directa entre una dieta reducida en grasas y la posibilidad de sufrir aquellas enfermedades.

Para el cardiólogo Enrique Gurfinkel, jefe de la Unidad Coronaria de la Fundación Favaloro, el mensaje del estudio no queda claro. "No sé si es que hay que comer más o menos grasa. El mensaje que yo traduzco y que se quiere transmitir es: lo que importa es la calidad de lo que comemos y no la cantidad. No dice que hay que salir corriendo a comer a Mc Donalds", explicó.

Y para la nutricionista Diana Kabbache, de la Sociedad Argentina de Nutrición, la clave del estudio está en la calidad de la grasa que comemos. También sostuvo que éstas no se pueden eliminar de la alimentación. "Las grasas son necesarias pero tenemos que saber cuáles consumimos", explicó.

Tampoco todos los médicos estadounidenses están convencidos de la seriedad del estudio. El doctor Dean Ornish, defensor de las dietas de bajo contenido en grasa, dijo que las mujeres no redujeron sus grasas lo suficiente o que no comieron la suficiente cantidad de frutas y vegetales, y que el estudio, aunque duró ocho años, no les dio tiempo para sostener esas conclusiones.

Las nutricionistas consultadas por Clarín destacaron que de este estudio hay que rescatar la idea de que en una dieta se debe elegir con mucho cuidado las grasas que se van a eliminar porque estas son necesarias para el funcionamiento de nuestro organismo.

"No hay que eliminarlas sino saber cuáles comemos. Por ejemplo, las grasas saturadas que están presentes en la carne hay que evitarlas porque son las que elevan el nivel del colesterol", explicó María Inés Somoza, jefa de la División Alimentación y Dietoterapia de la Fundación Favaloro.

El estudio ya se ha hecho público. Y aunque los responsables de la investigación aclararon que los resultados no justifican que se recomiende una dieta alta en grasas para reducir las posibilidades de padecer cáncer o enfermedades coronarias la pregunta todavía persiste. ¿Dieta con alto o bajo contenido en grasas?



Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/

MOTOR DE BUSQUEDA DE NUTRIOLOGIA ORTOMOLECULAR

VISITANTE #